martes, 20 de agosto de 2019

Trike con motor (I)





Cuando volví de la ruta Calatayud – Sagunto, me di cuenta de que necesité casi una semana para que desaparecieran las molestias en las rodillas. No encontraba lógica en salir 4 días y necesitar 7 para recuperarme del dolor de las rodillas. Esas subidas revienta-piernas de los últimos kms, me han hecho declinarme por algo que no quería hacer bajo ningún concepto, colocar al trike,  asistencia eléctrica. 

 Como es un mundo completamente desconocido para mí, he tenido que buscar y rebuscar información. Por cierto, una vez empiezas a buscar hay mucha información, motores, baterías, videos de instalación. Poco a poco me fui empapando de información y di el paso.  
He comprado un motor Bafang de 750w, una batería de 48v 17’5Ah y unos pequeños accesorios que voy a comentar 
1º Los motores Bafang, vienen con un plato de varias medidas, siendo el 44T el más pequeño, yo he comprado un adaptador para colocar un plato de 32T 
2º Bielas de 152mm ya que he comprobado que me van mucho mejor que las de 170cm 
3º Sensor de cambio, que recomiendan colocar para evitar tirones en la cadena. 
Con la batería he tenido un problema, creía que disponía de soporte y no lo tiene, así que he tenido que construirle uno. Suerte de que encontré el material y solo han sido un par de horas de trabajo. Para la próxima batería compro una más simple y en bolsa. Los accesorios y la batería han tardado unas 3 semanas en llegar, el motor, algo más. Unos días después de colocar la batería he montado el motor. Mecánica básica de bicicleta, sustituir el pedalier, manetas de freno y colocar todo bien puesto después de una pequeña ayuda de Jason de 3ike que me indico la posición correcta del motor. 
 Segundo problema que me encuentro 
El kit de motor viene preparado para una bicicleta normal, los cables no llegan en el trike, así que he tenido que pedir unos prolongadores que me hacen esperar otras 3 semanas.  
 Ya estamos en agosto, tengo todas las piezas y un rato de montaje final. Por fin está todo montado...... conecto la batería, pulso “encendido”.....  ya está, todo en marcha. Una primera prueba en el parking y todo funciona bien.
 Ahora al exterior, pero eso será otra historia

domingo, 30 de junio de 2019

Calatayud - Sagunto en triciclo reclinado




Llevaba mucho tiempo con ganas de un viaje en trike, mas allá de un día o de una mañana. Ya había adaptado el trike a mis necesidades físicas, así que solo ha sido disponer de unos días de vacaciones.

Estuve mirando la vía verde ojos negros, pero la dificultad de llevar el trike hasta su comienzo me hizo tener que modificar el viaje. Empresas de taxi fue lo primero que pensé, pero al final lo hice en tren.
La ruta elegida ha sido Calatayud – Sagunto siguiendo el camino del Cid y la vía verde Ojos negros.

Primero llevé el coche a Sagunt ó Sagunto donde lo tendría al llegar y evitar quedarme tirado al acabar el viaje, volviendo a casa en tren la misma mañana. Eso fue el domingo 23

Al día siguiente, con todo preparado, fui de casa hasta la estación del tren, donde llevaría el trike en el tren que va a Madrid por vía convencional, que ya sabía de antelación que disponía de puerta ancha y posiblemente, de plataforma para bicicletas amplia y de fácil acceso, como así fue.

El viaje en tren fue de más de 5 horas, llegando a Calatayud al mediodía, dirigiéndome al hotel ya reservado, donde tuvieron la amabilidad de guardarme el trike en una habitación sin uso.

Cuando comencé el viaje, desconocía que acababan de dar alerta por altas temperaturas. Gran error hacer viajes en estas condiciones, pero como ya había comenzado...... hasta donde llegase.

El primer día, Calatallud – Calamocha 65Km aprox. salida a las 5:30h, ya comenzaba a clarear y me dirigí al Camino de Cid que ya me indicaron en el hotel..... fatal, camino pedregoso y mas señalizado, con dificultades para avanzar con el trike. Ya sabía que tendría problemas si pillaba caminos de tierra, así que tenia un plan alternativo, aprovechando en poco trafico, continué por carretera, donde fui avanzando cómodamente hasta que empezó el calor, claro está con las subidas de turno. Pasadas las 11h, es recomendable ir buscando sitio para refugiarse, pero las carreteras de montaña a la salida de Calatayud me hicieron ir lento. Llegado a la población de Calamocha, con las existencias de agua casi agotadas, pasamos allí la noche.

Segundo día, Calamocha – Cella. Esta vez, salimos más temprano, aprovechando la fresca y seguimos por carretera hasta Santa Eulalia, donde comienza oficialmente la vía verde Ojos negros..... menuda desilusión.... camino de piedras, sin una sombra, con muchas dificultades para avanzar. La gran mayoría de vías verdes están preparadas para bicicletas de montaña o similares y poco más. Así que con mucha dificultad llegué a Cella donde dormí en el Albergue “El Rio” donde me trataron estupendamente.
Una anécdota, en frente del albergue hay un bar, donde paré a preguntar y un cliente me invitó a una cerveza, ademas a la hora de la comida otro me llevó al restaurante en su coche, para que no tuviese que subir las fuerte cuesta del pueblo, todo un detalle la amabilidad de estas personas.
En Cella obligada visita turística al pozo artesiano.

Tercer día, Cella – Sarrión. Aunque mi intención era llegar a Barracas, el puerto de Escandón a la salida de Teruel es duro y me ralentizó más de lo previsto.
Tras la experiencia del día anterior por una vía verde pedregosa para el trike, preferí ir por carretera donde apenas hay trafico debido a la proximidad de la autovía.
No solo está el puerto de Escandón, sino que hay otras pequeños repechos que con el calor son interminables. En uno de ellos creía que no llegaba y al final me di cuenta que usaba el plato grande. Poco a poco fui avanzando y sobre las 12 h llegue a Sarrión donde ya paré para pasar la noche en el único hostal de carretera que queda por la zona.
El cansancio está empezando a pasarme factura en las piernas.

Cuarto día, Sarrión – Sagunt. Etapa larga, divertida al principio, muy dura al final. Según indicaba el gps, la ruta tendría al más de 80km y saliero 100 al final.
Salí de Sarrión bien temprano, aprovechando el fresco de la madrugada, por carretera, sin nada de trafico, bajadas largas con algún repecho. Al llegar a Barracas y después de desayunar me fui por carretera secundarias paralelas a la vía verde, al desaparecer la nacional como vía de servicio, y tras unos kms entré de nuevo en la vía verde donde ya no la dejaría hasta su final en Torres-Tores.
El tramo desde Barracas es todo bajada y aunque con dificultad en algunos tramos muy destrozados, el trike avanzaba bien. Lo peor vino al finalizar la vía verde. Existen indicaciones para seguir por una ruta cicla-ble, pero poco a poco está ruta se hace larga y pesada con subidas muy fuertes cada pocos metros, más preparadas para bicicletas de montaña que para trikes, información en cruces pobre y nulas cuando coincide con carretera. Con mucha calor y tras perderme 2 veces a la altura de la población de Abalat de Taronches casi sin agua, continué por carretera hasta Sagunt donde llegue sobre las 16h. 9h para 100kms, una locura con el fuerte calor que hacía. Al menos para mí.

El trike es para disfrutar y no para hacer locuras. Suelo ir lento, mis rodillas no dan para mucho pero el fuerte calor de estos días me ha dejado tocado.
La vía verde en trike hay que hacerla con tranquilidad, contando el estado del firme. En muy pocos tramos hay zona donde se avance con rapidez, mucha piedra suelta, ideal para bici de montaña y trike con suspensión. Con tanto traqueteo se aflojaban los tornillos, incluso perdí uno de la dirección, suerte que fué al final y me dió para llegar reapretando el resto. Cambios desajustados, luces suicidándose, caídas.... si caídas, con el trike me caí 3 veces al salir de la carretera, debido a baches escondidos en la hierba, un espejo roto, algún arañazo en el trike y mi orgullo por los suelos.

Al final solo ha sido un viaje, apenas he hecho turismo y solo la visita a la población donde pernoctaba, intentando ir por la sombra. Por cierto todo cerrado, ni tiendas, ni nada, el super y donde había solamente.

Han sido poco más de 280kms en 4 días. Viaje bonito para hacer en primavera u otoño. Mucha oferta turistica, para todo tipo de viajeros. Me ha gustado Teruel, seguramente regrese en coche o moto, en trike tendrá que esperar.
Ahora empezaremos a preparar el próximo viaje en reclinada, esta vez será la Hurricane, posiblemente a Francia.

domingo, 26 de mayo de 2019

Los esperimentos en casa y con gaseosa





Salida para probar la nueva rueda trasera de 24", que sustituye la original de 26" y de camino he experimentado con una rueda de 20"

Ante la dificultad de hacer subidas con el trike, aún llevando la relación plato-piñon mas corta (22-36), decidí cambiar la rueda original de 26" por una más pequeña, en este caso la de 24", ya que con la de 20" cambiaba completamente la geometría del trike, siendo ademas la posición muy incomoda, así como el pedaleo.

Compré a 3ike una rueda de 24" completamente montada aun buen precio, al que le monté el cassette 12-36 que lleva la otra rueda.
La prueba la he realizado en un tramo de carretera cerrada, donde habitualmente entreno con los patines, donde hay subidas con cambios de pendiente, que engañan bastante.

Día de fuerte viento, he comenzado con la rueda de 20" que desde el principio he tenido problemas con el cambio trasero, al tenerlo en todo momento cambiando de relación. Al final solo cambiaba de plato, de 22 al 32 y viceversa. Para la rueda de 20" necesita un tercer plato  de 40 ó 44 para llanear. Posición algo incomoda, contando que el respaldo baja unas 3" (75mm). Prueba hecha para calentar principalmente. Trike de 26 con rueda de 26, trike de 20 con rueda de 20. Los experimentos en casa y con gaseosa

Con el sol ya calentando un poco he montado la rueda de 24", salida cómoda en llano y sin problemas en las primeras subidas, cambio trasero más tranquilo sin apenas movimiento, posición correcta del asiento, siendo agradable pedalear. En las subidas más fuertes no he llegado a poner los dos últimos piñones. La diferencia de ruedas 24-26 es de solo 1" (25mm) que apenas noto y la zona de paso bajo la bici (manillar) pasa de 125mm a 115mm casi despreciable.

Conclusión: Rueda de 24" se queda en el trike y en el caso de necesitar alguna ayuda en el futuro para salvar fuertes pendiente, volvería a experimentar con un cassette más adecuado o con motor si las rodillas me dieran ultimatun.



domingo, 7 de abril de 2019

Val de Zafan



Primera salida cicloturista con la Hurricane
De La Puebla de Hijar hasta Tortosa, salieron algo más de 130km. En Bicicleta reclinada con rueda de 20”  Val de zafan en su totalidad.
Le había hecho alguna modificación más, le puse un cassette nuevo 12-36, y el cambio de manillar por uno de bici clásica algo más ancho, una solución muy buena al descartar el poner el manillar bajo.

La idea ha sido salir el sábado en tren desde Tarragona hasta Mora la Nova y ahí coger el tren a Zaragoza. Los sábados y domingos el tren de Mora a Zaragoza sale sobre las 9:21h, despues de la llegada del procedente de Barcelona.
Llegué a La Puebla de Hijar sobre las 11h, después de comprobar que la bici estaba bien, paré a tomar un café, donde había un grupo de ciclistas veteranos que hacían preguntas sobre la reclinada y la miraban con extrañeza.

En la puerta de la estación marca el km 0 de la vía verde y aunque se corta durante varios kms, solo el túnel del equinoccio modificó la ruta, por estar cerrado.
Básicamente la vía verde en Teruel se divide en 4 partes:

1.- La Puebla de Hijar – Puig Moreno es camino de tierra con más o menos piedras, un autentico suplicio para la reclinada. En algunos puntos pedregales que hasta el andar es tedioso. Suerte de la amortiguación. Subida
2.- Puig Moreno – Alcañiz (No es Via Verde) Asfalto hasta pasar la población. Todo bajada.
3.- Alcañiz – Valdealgorfa ( No es Vía Verde) Camino con mucha gravilla y polvoriento, subida larga y tediosa. Subida
4.- Valdealgorfa hasta enlazar con la V.V. Terra Alta Pista, tierra compactada. A tener en cuenta que hay que librar el túnel del equinoccio. Yo lo hice por carretera. Hasta la estación de Valljunquera, donde comí algo y tras un descanso continué ya con luces por empezar a oscurecer. Muchos desprendimientos.

Una vez llegados a la vía verde Terra Alta quise pernoctar, pero en Horta de Sant Joan no encontré habitación, así que me dispuse a seguir hasta donde el cuerpo aguantase. Como casi todo es bajada, poco a poco fui avanzando hasta llegar a Tortosa. El riesgo de lluvia me hizo avanzar, no quería estar de camino mojándome.
Llegue de madrugada, muy contento del reto.
Cansado, muy cansado pero sin molestias en pies y manos como solía tener con la bici vertical, alguna molestia en el hombro, algo por la tensión del manillar y algo por el golpeteo del amortiguador en las zonas pedregosas.
La Hurricane ha respondido muy bien y salvo los ajustes al comienzo de la ruta, ningún problema.

Ahora descasaremos de la reclinada durante unos meses. Nos pasamos a los patines hasta terminar las 12H RollerTour, desde donde retomaremos la bici para preparar las vacaciones, iré al Canal Midi-Garona

lunes, 11 de febrero de 2019

Challenge Hurricane 2000

Después de 5 años he vuelto a adquirir una bici reclinada. Es el mismo modelo que tuve, pero más moderna, aunque esta ya tiene casi 20 años
Es de la marca Challenge, modelo Hurricane del 2000 con ruedas de 20 pulgadas, freno de disco, 2x9 velocidades.
La compré  en Belgica a un precio muy bueno a través de página web de compra-venta belga.
Lo primero que hice fue montarla para ver su estado. El vendedor la desmontó  en parte para el envio.
Había que restaurarla y adaptarla a mi altura.
El cassette y la cadena estaban irreconocibles por la suciedad. Al final la cadena la descarte, ya que estaba cerca del límite de desgaste, le monté tres cadenas Shimano HG53, sobrando 1/3 de una de ellas. El cassette tenia tanta suciedad que estuve a punto de tirarlo y comprar otro, mas de una hora me costó limpiarlo.
El pedalier delantero llevaba un doble plato 59/39 con bielas 170mm BCD130 que he cambiado por un pedalier BCD110, bielas 152mm y platos 52/39, con el fin de adaptar el pedaleo a la longitud de mis piernas,  tuve que cortar 10 cm de la barra del pedalier.... no llegaba a los pedales.


La ruedas se limpiaron y engrasaron cojinetes, que estaban en buen estado manteniendo las cubiertas Schwalbe Marathon que aún durarán unos kms.

Los frenos originales eran hidraulicos pero venían muy oxidados y antes de arreglarlos he preferido sustituirlos por unos Avid BB5 que tenía de una anterior bicicleta ya retirada y las palancas  de ciclocros que ya he comprobado alguna vez. También cambie el disco delantero por estar doblado.

Los cambios funcionaban bien pero los mandos se caían a trozos así que los cambié por unos sram X.0 y cambio trasero tambien ha sido sustituido. El desviador delantero es el original.

El asiento es de espuma de alta densidad que la he vuelto a pegar. Más adelante le compraré uno con ventilación.

Por suerte tenía algunas piezas y sólo he tenido que comprar el pedalier, los mandos y las fundas de cables.
Estoy pensando en ponerle una dinamo y olvidarme le las luces a batería.... eso será mas adelante.

He tenido que empezar desde cero, no me acordaba como llevarla, pero un par de ratos en una pequeña bajada me han ayudado a comenzar a dominarla. Aún me cuesta arrancar en plano